EIGHT HOUR CREAM LIP PROTECTANT STICK BY ELISABETH ARDEN: UN BÁSICO EN MI MESA DE OFICINA

Entre los múltiples productos de belleza que se pueden encontrar en la mesa de mi oficina, nunca falta este bálsamo mágico para el cuidado de los labios. Se trata de la versión de la crema mágica “8 Hour” de Elisabeth Arden (otro día os hablaré de ella) adaptada a los labios, y supera, sin duda, las expectativas de cualquier hombre o mujer que desee tener unos labios cuidados, suaves y perfectos.

Su textura es muy untuosa y agradable al aplicarse, si bien su aroma es el mismo de la crema, que no se caracteriza precisamente por su buen olor, algo bueno que indica que no lleva incluidos aromas artificiales y que es un producto como los de la farmacia de toda la vida, que huelen a sus propios ingredientes, como un bálsamo de hierbas recién sacado del laboratorio.

Desde la primera aplicación ya se nota una hidratación intensa en los labios, y al tacto se notan los labios muy suaves y sin pellejitos; además, para las mujeres los deja tan hidratados y carnosos que parece que lleves un poquito de brillo de labios, como vaselina, por lo que es ideal para aquellas a las que no os gusta maquillaros, da un ligero toque de brillito mientras cuidas al máximo esta zona.

Para los chicos lo recomiendo tener como básico en la mesilla de noche para aplicarlo antes de dormir para que actúe por la noche y así y despertaros con los labios perfectos, así como para aquellos que esquiáis o practicáis deportes acuáticos o bajo el sol, también debería ser un básico en vuestros cuidados faciales para recuperar la piel de esta zona tras largas exposiciones a condiciones climatológicas adversas.

Su precio? Sobre los 12 €, si bien yo espero siempre porque esta marca suele sacar ediciones limitadas en las que incluye también por el mismo precio de regalo otros productos de la gama, en tamaño más reducido, como la crema de manos o un bote pequeño del “bálsamo mágico” 8 hour cream, que fue el precursor de esta gama, creado hace más de setenta años y perfecto para utilizarse en las zonas más rugosas del cuerpo, como codos y rodillas, y para suavizar la piel tras heridas, cortes o incluso para quemaduras de la piel.

Su propia creadora denominó a este producto como “la octava maravilla”, y con el paso de los años aún sigue siendo un líder de ventas, así que ¿por qué no probarlo? Ya me contaréis qué os parece!