MAQUILLAJE 2.0: ¡LA TECNOLOGÍA LLEGA A TODO!

Que vivimos en un mundo en el que la tecnología está presente en todos los rincones de nuestro día a día, un mundo en el que las máquinas sustituyen al hombre y en el que los niños de apenas un año cambian sus muñecas de trapo y trenes de madera por Iphones y Ipad… lo sabemos. Pero lo que no me habría esperado hace unos años es que la tecnología llegaría también al maquillaje! Vaya sorpresa me he llevado con los últimos regalos que me han hecho al ver que, sí, algo tan simple como un brillo de labios o un rímmel de toda la vida llevan incorporadas luces y “ruidito”, ¡tecnología, vamos!

Mi compañera Sara ha estado de vacaciones en Vitoria y me ha traído, nada menos, que un brillo de labios que lleva luz incorporada! 4 luces led que se encienden en cuanto lo abres, disparando una luz tipo neón que, si bien es cierto que de día es un poco tontería y hasta diría que incomoda a la vista al aplicarlo, hará las delicias de cualquier chica coqueta que espera en la oscura discoteca las largas colas para entrar al baño y retocarse los labios para lucir más bella ante el hombre (o la mujer) de sus sueños, porque ya no necesitará hacer cola en el baño gracias a esta lucecita incorporada que permite maquillarte en la oscuridad :). No sé cómo enseñaros este efecto en foto! así que tendréis que comprobarlo, es de Springfield y se llama “Lip flash”, su precio es de 6,99 € y, además de lo novedoso de llevar luz incorporada, encima es monísimo el color! Está disponible en 3 tonos, y el que me ha regalado Sarín es un tono cereza precioso, que deja los labios como si hubieras mordido esta fruta y la hubieras pasado por los labios. Además lleva en su tapa, cuadrada, un espejito incorporado, ¡todo cosas buenas! :)

Otro invento recientemente descubierto es el que me han regalado mis amigos de Perfumerías Sam, se trata de la máscara de pestañas DiorShow 360, sí, como su nombre bien indica, lleva un motorcito incorporado que hace que gire 360 grados sobre sí misma, es genial! Porque además su cepillo tiene una forma helicoidal, que alcanza perfectamente todas las pestañas y deposita el producto exacto en cada una de ellas, sin dejar grumos o pegotes. El giro automático de esta máscara permite un efecto barrido que resulta perfecto para las pestañas, alzanzándolas desde bien abajo hasta las puntas y dejándolas preciosas. Además, gira hacia los dos lados, para ser utilizada en uno u otro ojo y en las pestañas superiores e inferiores, con el giro que a cada uno le corresponde.  El único “pero” que se le puede poner es que pesa un poco, no es nada ligera, y que, como todo lo de Dior, su precio es alto (sobre los 30 €), pero de buena calidad y larga duración.

Pues así me he quedado con estos descubrimientos, pensando en que dentro de nada, cuando menos lo pensemos, llegará el día en el que nos pongamos delante del espejo y del mismo salgan unas manitas articuladas que nos maquillen solas… Y si no… ¡tiempo al tiempo!

¿Conocéis algún otro producto de maquillaje que lleve tecnología incorporada? ¡Compartidlo y así nos ponemos más al día!