PREVENCIÓN Y DETECCIÓN PRECOZ ANTE EL CÁNCER, PARA QUE NUNCA MÁS VUELVA A SER DEMASIADO TARDE

esperanzamamiCuando colgué esta foto en Facebook, sinceramente, nunca me imaginé el final de la historia, al menos no tan pronto. Fue el pasado 24 de Junio, y sólo 7 días después mamá moría en el hospital, sólo 12 días después de que le detectaran un cáncer de estómago con metástasis en casi todos los órganos, que le llegaba ya hasta el cerebro. Aún no ha pasado ni un mes y todavía no me lo creo, pero he conseguido sacar fuerzas para contaros esta historia, por todos los que os habéis interesado por nosotros y porque aunque éste sea un blog de belleza necesito, por favor, que nunca más le vuelva a pasar esto a nadie, que nunca más vuelva a ser demasiado tarde.

Mamá llevaba más de un año con ligeras molestias en su estómago, ardores, falta de apetito y poco más varios días al mes, que se le pasaban al tomar Omeprazol y que le hicieron confiarse y agarrarse a ese protector de estómago que le salvaba momentáneamente… Molestias que me hicieron repetirle muchas veces que fuera al médico, “a ver si vas a tener una úlcera…” Mamá siempre pensaba que era inmune a todo, que era la más fuerte, siempre decía, como mi abuelo, que “el cuerpo es sabio y está preparado para luchar por sí mismo frente a las enfermedades” y, por ello, NUNCA en su vida iba al médico, nunca se hacía revisiones, nunca tomaba medicación ni aunque pasara 4 días con 40 de fiebre… Y la única vez que mami entró en el hospital, obligada, salió sin vida de él… La mañana del 5 de Junio fue, tan normal y como cada día, a trabajar y, por la tarde y de repente, empezó a ver doble y uno de sus ojos se quedó rígido. Lo que pareció ser, en principio, un ligero derrame cerebral, a los días nos comentaron que se trataba de un tumor cerebral, y lo peor llegó a la semana, cuando resultó ser una metástasis cerebral… que le afectaba todo el cuerpo, mami tenía un cáncer gástrico con metástasis en hígado, los 2 riñones, un pulmón, útero, pecho, espalda, vértebras, médula, huesos y cerebro… Sí, “no podemos entender cómo tu madre está viva”, esa fue la frase fulminante del médico que me dejó petrificada y que tuve que comunicar a mi familia, esa y la terrible “No podemos hacer nada por ella, sólo podemos dejarla morir”… Sin medicación, sin tratamiento, ni siquiera ya le hacían analíticas, y a los 3 días murió, cuando ella misma, que estaba toda lúcida y perfecta de cabeza, un día antes me preguntaba / suplicaba entre vómitos de sangre, amarilla por un coma hepático e hinchada tras 2 días sin hacer pipí “¿¿¡¡Por qué no vienen los médicos!!??”… No hay palabras… ¿Cómo le explicas a tu madre, con poco más de 60 años y que sólo quiere ir de madrina a la boda de su hijo, que es dentro de nada, y que espera como loca la llegada de sus nietos a España en 2 semanas, que sólo le queda 1 día de vida? (Sí, me estoy secando las lágrimas…)

Con todo esto sólo quiero deciros que, POR FAVOR, hay que cuidarse muchísimo, tener una prevención y una detección precoz del cáncer es vital, es imprescindible hacerse revisiones, no digo que haya que obsesionarse, pero al menos un simple análisis de sangre completo al año que pueda detectar si algo empieza a fallar, un análisis de orina que saque a relucir algún problema oculto o sangre microscópica, una revisión de próstata o una ginecológica que impida que, como en el caso de mi mami, se llegue a tener el útero completo con un tumor de nada menos de 24 centímetros de diámetro que tenía :(

La alimentación también es fundamental, mami nunca se cuidó tampoco en este sentido, comía poco, mal, a deshoras por el trabajo… nada de fruta y apenas bebía agua o zumos (esto igual que yo, que ya me he puesto las pilas)… Su oncólogo me dijo que las sales añadidas a los embutidos envasados y las vinagretas eras nefastas para multiplicar las células malignas del tipo de tumor que tenía… y claro, le encantaban los embutidos…

Mami siempre me decía que no quería estar como yo, “que me pasaba la vida en el hospital”, a lo que yo le contestaba siempre que “lo importante de ir al hospital es salir siempre de ellos”, y es que quizá os he contado alguna vez que tengo un riñón malito, lo que no os he contado nunca es que hace ya casi 6 años me detectaron un tumor de 7 centímetros en el riñón derecho, que además resultó ser doble (sí, tenía 3 riñones!) y desde entonces no fallo a mi cita mensual, semanal, trimestral, mil pruebas, pinchazos, o lo que toque, con el médico. Y aquí estoy, con fuerza, y feliz de contarlo. Y el próximo día 30 operan a mi papi de un cáncer de piel que le han descubierto justo cuando al ir a ver a mamá al hospital le dije “eso que te ha salido en la cara es muy raro, ve a mirártelo ya mismo”, me hizo caso y fue, y resultó ser un tumor maligno, y otro más que le han descubierto en la espalda, que es del que le operan en breve, pero también a tiempo, gracias a Dios.

El próximo martes, 23 de Julio, se van a entregar 500.000 firmas en el Ministerio de Sanidad por parte de la Asociación Española contra el Cáncer, para solicitar que se apruebe a nivel nacional la implantación de un programa de cribado de cáncer de colon en toda España de manera obligatoria, pues hasta ahora sólo el 17% de la población con riesgo de padecer cáncer de colon está cubierto, siendo éste el primer tumor maligno en incidencia y el segundo en mortalidad, con un diagnóstico de 33.800 nuevos casos cada año y 15.000 muertes en España anualmente debido a este tumor. Unas cifras espeluznantes ante las cuales espero que Sanidad se ponga las pilas y aporte su granito de arena, para que los recortes no afecten a las vidas humanas, que no se recorte el censo, que no se recorten las ilusiones, las ganas de vivir, las sonrisas, las familias, la vida. Por ello yo también aporto mi granito de arena contando esta historia para concienciar de la poca importancia que, a veces, le damos a la vida.

Porque la mejor herencia que nos ha dejado mi mami es una lección para todos, para las miles de personas que la queríamos y la rodeábamos, que todos estamos cambiando el chip e, impactados por esta historia, estamos comenzando a cuidarnos y querernos más. Para que no volvamos a sufrir por esta maldita enfermedad. Porque por muy católico que seas, como mi padre o yo, que habíamos hecho varias promesas, rezado a todos los santos y vírgenes o visitado hasta a Jesús de Medinaceli en su Basílica, me he dado cuenta de que LOS MILAGROS NO EXISTEN, PERO LA PREVENCIÓN SÍ. Para que nunca más vuelva a ser demasiado tarde.