AQUAPILATES: UN NUEVO DESCUBRIMIENTO QUE ME ESTÁ SENTANDO FENOMENAL

aquapilates

Así, como en esta foto, me paso las tardes de los martes y jueves desde hace un mes. Y es que os lo quería contar porque llevo todo un mes seguido yendo a clases de aquapilates y me está sentando de maravilla, se me ha quitado la pereza de ir al gym y ya no falto aunque esté cansada del trabajo, porque merece la pena.

Siempre he tenido muchísimos problemas de cervicales y lumbares, y tengo hiperlordosis lumbar, con lo que tengo a diario dolores en toda esta zona. Pero, a la vez, soy un pajarito que se me lleva el viento (un “cuartokilo”, como me llama mi amiga Menchu) y no puedo permitirme grandes palizas de deporte, ejercicio o estiramientos para estar en forma, porque me agoto enseguida.

El aquapilates ha sido todo un descubrimiento para mí, porque con él haces muchísimo ejercicio, estiramientos, abdominales, flexiones, brazos, piernas, glúteos… sin apenas darte cuenta. Sólo lo sientes cuando sales de la piscina y el primer día apenas puedes andar, o cuando llegas a casa y te ves las piernas más duritas de lo normal (genial!) y, claro, cuando al día siguiente tienes unas agujetas que te corroboran que has estado haciendo ejercicio. Pero sin esfuerzos, sin dolores de ningún tipo mientras lo haces, sin impacto contra el suelo que dañe las vértebras y, de verdad, sin apenas darte cuenta del trabajo que estás haciendo. Lo que más he notado, también, es que me duelen muchíiiiiiiiiisimo menos las lumbares y las cervicales, no he vuelto a tener tortícolis y aguanto mucho más fuerte el día y las horas sentada en la oficina delante del ordenador.

Con el aquapilates estiras absolutamente todo el cuerpo, incluso rincones que no sabías ni que existían, te pones muy fuerte y en forma, tiene todos los beneficios del pilates tradicional de suelo pero con el beneficio añadido de que, al realizarlo en el agua, no tiene impacto sobre las vértebras y no genera ningún daño o sobrecarga en ellas, y además todo parece mucho más sencillo y divertido, no te das cuenta de que estás haciendo flexiones o abdominales cuando lo realizas dentro de una piscina pequeña. Además, viene fenomenal para fortalecer el suelo pélvico, y está especialmente indicado para embarazadas y mujeres a partir de los 50, o para personas que no tienen buena salud ni están en su mejor forma física, como es mi caso. Los resultados se notan enseguida, yo llevo sólo 1 mes y voy 2 días a la semana, y lo noto muchísimo, además de endurecer mucho las piernas y el trasero, en plan operación bikini!

Ah! no es un deporte de pijos ni de modernos, ni es carísimo ni nada de eso, yo lo hago en un gimnasio normal de la zona donde vivo, está incluido dentro de las clases normales que incluye la cuota del gimnasio, y pago 53 € al mes por todo (aunque sólo utilizo esto).

Os recomiendo totalmente que lo tengáis en cuenta a la hora de buscar un gimnasio, para ver si está incluida esta clase en la cuota, es una maravilla y espero poder contaros más avances en breve porque me encuentre, aún, mucho mejor.