LA VIDA COMIENZA A LOS 33 #MICUMPLE

Sí, hoy cumplo 33, y me ha encantado esta foto que me ha mandado una amiga para recordarme que hoy debe empezar mi nueva vida, la de mis 33. Y eso mismo es lo que pienso hacer. El 3 siempre ha sido mi número de la suerte y éste, con dos treses, tiene que ser mi año, sin duda.

Hablando del número 3, hace justo 3 años mi vida era bien distinta, yo era la mujer más feliz del mundo en mi querida Lanzarote, con el trabajo de mis sueños en el mejor hotel de la isla y con una casa preciosa con un jardín enorme lleno de aloe vera, palmeras y esterlicias, mi novio y compañeros de trabajo fantásticos, además de toda mi familia y amigos en Madrid. Pero la vida es caprichosa y, de repente, me quitó todo de un plumazo y tuve que dejarlo todo con la repentina muerte de mamá. Y tuve que empezar de nuevo a vivir, pero con ganas e ilusión la vida me ha demostrado que, tan caprichosa como es, te va devolviendo cada día, a su manera, las cosas que te va quitando. Y aunque mamá nunca volverá y eso me tendrá el corazón destrozado por el resto de mi vida, mi nueva vida me ha devuelto mis amigos de Madrid con muchísimo más cariño y relación que nunca, una empresa que me fascina y hace que me levante cada día con ganas de todo, una socia que ya era amiga y se ha convertido en mi todo y en el mejor de mis hombros, una familia que ya tenía y ahora son mi mejor apoyo y me quieren más que nunca, una nueva casa en Estella con unas vistas maravillosas, con la que papá y yo soñábamos hace mil años y ahora ese sueño se ha hecho realidad, compañeros de trabajo que querías y que vuelven con más cariño que nunca tras años sin verles, personas que llegan a tu vida una mañana sin esperártelo y te alegran, de repente, el resto del año…

Si bien es cierto que mi vida en estos últimos años no está siendo de color de rosas y últimamente se ha convertido en un viacrucis de médicos, hospitales y pruebas varias que me han tenido los últimos 10 días sin poderme ni siquiera levantar, he sabido aprovechar todos estos baches para sacarles el lado positivo y, así, aprender a ser mejor persona, a ser más generosa, a valorar las cosas y las personas como se merecen, a no llorar nunca más por nada material y por ninguna persona que no sea mi madre, a no sufrir por lo que no merece la pena (de chicos ni hablamos!), a eliminar de mi vida todo aquello que me sume una gota extra de sufrimiento y, sobre todo, a vivir la vida, a vivir con alegría, a aprovechar cada instante, a no pensar en el mañana, a disfrutar cada momento, a concederme todos los caprichos que pueda y compartirlo todo con cuanta más gente, mejor, a querer más que nunca y a demostrarlo sin miedo.

Y así comienzan mis 33, con alguna línea más de expresión que someteré con alegría al fantástico ácido hialurónico, con las piernas y el culo que necesitan más elíptica que nunca para mantenerse como hace 10 años, con la barriga que, en cuanto te despistas, aparece y te preguntas qué hace eso ahí que nunca había salido… pero con alegría, sobre todo con alegría y con ilusiones de futuro, sin miedo a lo que pueda venir mañana, sin pensar en lo que esté por llegar y sólo preocupándome de disfrutar hoy, cada minuto, cada segundo, de disfrutar de mis amigas de toda la vida (que el otro día nos reunimos tras 3 años sin salir juntas de fiesta de noche y fue como un sueño, como si no hubiera pasado el tiempo), de disfrutar de mi familia, de mis amigos, de mi trabajo, de mi salud a trompicones… y de darle gracias a la vida por tenerme aquí, sonriendo, un año más.

GRACIAS de corazón a todos los que, de una manera u otra, me acompañáis cada día en este camino y me regaláis sonrisas, cariño y solo cosas buenas, comencemos juntos esta nueva vida que comienzo hoy, ¡A por los 33! :)