CELLUBLUE: NOVEDADES PARA COMBATIR LA CELULITIS

Siempre os he contado que una de las frases que mis amigas siempre me dicen desde que éramos bien jóvenes es que “por qué utilizo anticelulíticos, si no tengo celulitis”. Y mi respuesta siempre es la misma: “Precisamente por eso, porque no tengo, no espero a que aparezca el problema, sino que lo prevengo”.

Sí, creo que soy una de las pocas afortunadas españolas que a mis 33 años apenas tengo celulitis, y creo que además de a una buena genética -porque mi madre tampoco tenía-, se debe a que cada día, desde los 16 ó 18 años, utilizo productos específicos para prevenirla y luchar contra ella.

Siempre he utilizado cremas, geles o aceites reafirmantes, nunca he utilizado aparatología ni otros productos, aunque había visto en varios medios unas ventosas, de apariencia sencilla, para tratar la celulitis, que siempre habían despertado mi curiosidad. Se trata de CelluBlue, y desde la semana pasada se ha convertido en un básico en el tocador de mi baño.

CelluBlue es una ventosa de silicona que permite reproducir el famoso masaje del palpate-roll, para luchar contra la celulitis, tan rebelde como sea, y tonificar la piel. El masaje con CelluBlue permite eliminar las células de grasa y estimular la circulación de los tejidos para eliminar la celulitis eficazmente.

Se trata de un método sencillísimo para utilizar a diario, durante tan solo 5 minutos, sobre las zonas con celulitis, y promete resultados a los 21 días. Yo llevo una semana utilizándolo y estoy encantada, pues si bien es cierto que la celulitis no existe en mi piel a simple vista, se nota muchísimo el efecto que hace en la movilización de la grasa y estimulación de los tejidos, algo que me encanta y justifica los resultados, desde el primer momento en que lo utilizas ya puedes darte cuenta del efecto que está haciendo.

Lo más importante, como siempre, es la constancia, no esperar resultados a los 4 días y dejarlo, ni utilizarlo sólo los 21 días y dejarlo abandonado, yo recomiendo incluirlo en la rutina diaria, al finalizar la ducha, y utilizarlo ya de por vida, pues la ventosa está fabricada 100% con silicona médica hipoalergénica, y dándole un uso correcto y normal puede durarnos toda la vida.

Su uso es muy sencillo, sólo hay que aplicar aceite de masaje en la zona que queramos tratar, apretar la ventosa y aplicarla sobre la piel, para que ejerza el efecto succión, y a continuación sólo hay que pasarla por cada zona, de abajo hacia arriba, hasta que se cubran todas las zonas que queremos tratar, yo lo aplico desde encima de la rodilla hasta la altura del ombligo.

A continuación me aplico mi crema reafirmante habitual para completar el proceso y reforzarlo, con lo cual el resultado os podéis imaginar que es muy bueno.

Aparte de la practicidad y eficacia de CelluBlue, me encanta su precio, pues cuesta sólo 19,90 €, y teniendo en cuenta que dura muchísimos años, me parece una inversión fantástica. Se puede comprar en su tienda online y, además, he visto que tienen una promoción de 2 CelluBlue por 29,90 €, por si queréis comprarla con una amiga y sale un pelín más económico.