CERILLAS PERFUMADAS BY CIRE TRUDON

Nunca había visto, ni oído, ni probado esto de las cerillas perfumadas. Y lo cierto es que, desde que las he descubierto, he caído rendida a ellas. Yo y todos los compañeros de la oficina, donde han hecho furor y han ganado adeptos desde que las han visto y probado. Y, sobre todo, olido, ¡cómo huelen! sólo con tenerlas cerradas en la caja encima de la mesa, ya son fantásticas.

Estas que he descubierto son de Cire Trudon, se trata de unas cajas muy grandes de cerillas muy largas, en las que el protagonismo lo tiene el propio fósforo de la cerilla, que está perfumado con aromas espectaculares, además de la parte de la caja con la cual se frota el fósforo para que enciendan, que tiene el mismo aroma. Sí, pensaréis que es una pijada, pero es fantástico, y cuesta 15 €, un lujo relativamente barato y permisible, para guardar para ocasiones especiales, cenas románticas, fiestas en casa con amigos o cenas de verano en la terraza con invitados, seguro que todos se quedan con la boca abierta.

La nueva colección de 2016 se presenta con diseños del ilustrador Lawrence Mynott y aromas emblemáticos, como:

  • BYRON: Una armonía amaderada con notas de coñac y especias ligeras en las que se entremezclan aromas singulares. Notas: pimienta negra, artemisa, azafrán, coñac / iris vetiver, pachulí, cedro / sándalo, cuero, jara, labdanum, oppoponax.
  • CYRNOS: verano, joie de vivre, una concurrencia de reyes y artistas en un jardín secreto y la dulzura del higo y la lavanda mezclada con los secos acentos de las hierbas provenzales. Notas: limón, tomillo, mirto / higo negro, lavanda, pino, madera de cedro / almizcle, pachulí, madera de cashmere.
  • JOSÉPHINE: la muda luz del alba deslizándose sobre los jardines de flores. Una sombra fina se cuela entre las rosas, los jazmines, las camelias y el iris. De su mano, verde y delicada, despiertan los resplandecientes aromas de un jardín con destino imperial. Notas: bergamota, lima, especias/ camelia china, jazmín de Egipto, Rosa turca / iris, almizcle blanco, sándalo de Indonesia.
  • OTTOMAN: en el dédalo de Constantinopla, bajo los techos de un café clandestino, las volutas de tabaco y cuero de las discretas discusiones se mezclan con la rosa y el jazmín de las cabelleras de las danzarinas. Un perfume cálido tintado de especias y de miel murmura la historia de un imperio secular. Notas: rosa turca, jazmín, hojas de tabaco, especias / tabaco a la miel, loukoum, bergamota confitada, cuero ahumado / pachulí, almizcle, vetiver, vainilla, haba Tonka.
  • SOLIS REX: Luis XIV distinguió a Cire Trudon como la proveedora oficial de cera de la casa real, gracias a eso la casa obtuvo fama y pudo desarrollar su talento. Trudon se lo agradeció dedicándole este aroma. Notas: hoja verde, eucalipto, naranja / corteza de pino / cedro, incienso.
  • SPIRITUS SANCTI: Estallidos de purpurina y oro, perfume embriagador de las sacristías, la lujosa estela de los inciensos de los quemadores donde crepita el ámbar: bajo la nave de una catedral, un corazón alborozado, el aroma divino asciende hasta el alma. Notas: aldehídos, vapores de incienso / muguet / incienso, ládano, benjuí.

¿Qué os parece? Yo ya he caído rendida a los pies de Cire Trudon y sus cerillas perfumadas, también fabrican velas de lujo, que no quiero ni imaginarme cómo serán, ya sólo habiendo probado sus cerillas, que me parecen espectaculares!

¡Un truco! Son fantásticas para encender velas grandes que están casi gastadas y evitar quemarnos los dedos acercando la cerilla a la mecha. Amantes de las velas, ¡estamos de enhorabuena! :)

Se pueden comprar en Bomonde.es y en tiendas especializadas.