BEOXY FACIAL: UN SOPLO DE OXÍGENO PURO EN TU ROSTRO

Hace un mes os comentaba que había descubierto en el Beauty & Wellness weekend de IBEROSTAR Las Letras Gran Vía a BeOxy facial, tuve la oportunidad de asistir a una charla en la que presentaban la marca y sus beneficios sobre la piel y, además, tenían un stand en el evento con una camilla en la que hacían una muestra del tratamiento, y me quedé alucinada con los resultados que vi en la piel de las personas que se lo hacían. Y, desde que lo vi, prometí que me haría ese tratamiento en cuanto pudiera.

¿En qué consiste? Se trata de un tratamiento de oxigenación facial que deja la piel limpia, reluciente, sana y cuidada. Un cóctel de vitaminas, péptidos, aminoácidos y ácido hialurónico que trabajan para estimular la actividad celular, favoreciendo la penetración y el consumo de oxígeno que aumenta el potencial energético de las células y estimula la renovación de las mismas.

beoxy3

El tratamiento se realiza en cabina en los centros de belleza y estética en los que lo ofrecen (podéis consultarlos en este link), donde nada más entrar te vas dejando envolver por el ambiente de relajación que te aguarda durante todo el proceso del tratamiento.

Las especialistas que lo realizan, en primer lugar, limpian y preparan la piel, con un bifásico de la propia marca BeOxy, de olor agradable y sensación fresca, que exfolia la piel suavemente sin irritarla. A continuación, realizan un análisis de la piel para explicarnos qué zonas son las que más necesitan el tratamiento y donde más vamos a notar el cambio.

Una vez preparada y acondicionada la piel, comienza el tratamiento, y empiezas a notar un soplo de aire puro, literal, comienzan desde lejos y acercándose, a bañar la piel con oxígeno puro, una sensación agradable que se convierte en más agradable aún cuando el oxígeno para a ser progresivamente un baño de serum que humedece y refresca tu piel.

A continuación, comienzan a trabajar la piel en movimientos circulares a base de la aplicación de este oxígeno, comienzan por la frente, contorno de ojos y zona del antifaz, donde quizá más se empiezan a ver a mi edad las líneas de expresión, pasando a la zona del labio, para evitar la aparición del famoso (y maldito) código de barras en la zona superior.

beoxy4

Una vez terminado el proceso de repaso de todo el rostro con el expulsor de oxígeno, cambian de aparato. Una especie de esponja redonda, suave y fresca pasa por toda la piel, ejerciendo presión, pero sin llegar a resultar molesto, notas cómo va presionando todos los músculos de tu cara, y eso se agradece, se destensan, se relajan….

Después de esta primera mitad del tratamiento te muestran el rostro en un espejo, para poder observar el cambio que la piel ha obtenido, ¡y vaya si se notan los resultados! Ahora sólo quieres que continúen, para ver el resultado final. En las mujeres más maduras que vi que se hicieron el tratamiento, observé cómo la ceja está mucho más levantada, el pómulo como un dedo más alto que el otro, el labio más grueso y el filo totalmente marcado, además de atenuarse muchiiiiiiiisimo las patas de gallo y líneas de expresión, llegando incluso a desaparecer. Cuando terminan de tratar la piel al completo, finalizan con un masaje mioredensificante y la aplicación de protección solar.

beoxy2

Al tacto y a la vista, la piel se nota sana, tersa, sin líneas de expresión y, sobre todo, lo que más me ha llamado la atención, SÚPER LUMINOSA, muy jugosa, como si te hubieran inyectado aire fresco y rellenado con agua, está súper hidratada y jugosísima.

Se trata de un tratamiento súper recomendable en pieles jóvenes para antes de cualquier evento, para las novias antes de casarse, antes de una sesión de fotos o un evento especial de trabajo o cena en la que quieras estar más que radiante.

En pieles maduras, se recomiendan 4 sesiones de choque en el mismo mes (una semanal) y una mensual a partir de entonces para mantener el beneficio en la piel.

El coste de la sesión es de tan solo 50 €, me parece un precio buenísimo porque cada sesión que me suelo hacer al mes en cualquier centro de belleza me cuesta entre 60 y 90 €, y os aseguro que el resultado de BeOxy en cabina es muy espectacular e inmediato a la vista. Me parece una buenísima inversión y, sin duda alguna, me he convertido en superfan de este tratamiento, se lo han hecho también 3 amigas y están encantadísimas con el resultado.