EJERCICIOS PARA FORTALECER EL SUELO PÉLVICO

Hace unos días me comentaba una amiga que, aunque todavía es muy joven, después de tener 2 hijos estaba empezando a sufrir los temidos efectos de perder la fuerza en el suelo pélvico, especialmente las pérdidas de orina. Y me preguntaba qué podía tomarse o qué producto aplicarse para retrasar al máximo la utilización de las famosas “Tena Lady”. Y mi respuesta fue tajante: No hay que comprarse una crema ni tomarse una pastilla, hay que ponerse a trabajar el suelo pélvico. Y no sólo los partos generan este tipo de problemas, yo tengo muchos problemas de riñones y del sistema urinario en general y también tengo que estar alerta para trabajar esta parte tan olvidada del cuerpo.

Uno de los mejores métodos para fortalecer el suelo pélvico es apuntarse a clase de pilates, en las cuales la frase más escuchada es “mete ombligo y cierra el suelo pélvico”. Y hace ya muchos años, precisamente en una clase de pilates, nos comentaron que para potenciar aún estas clases y mejorar aún más la fuerza en el suelo pélvico y trabajarlo correctamente, era acudir a clase de pilates con unas bolas chinas en el interior. Sí, la bolas chinas que muchas veces están vinculadas al ámbito más sexual tienen muy buena utilidad para mejorar la salud íntima de la mujer, yo personalmente sólo conozco este uso de ellas, para potenciar y fortalecer el suelo pélvico y evitar la distensión y flacidez de las paredes uterinas. Si eres de aquellas de la antigua escuela y te da apuro acudir a comprarlas, o no sabes dónde adquirirlas, se pueden comprar fácil y discretamente por internet, en espacios como Mundoerotico.

Los famosos ejercicios de Kegel, que así se llaman los destinados a fortalecer el suelo pélvico, consisten principalmente en la contracción de los músculos de la vejiga, la vagina y el ano, por lo que se pueden empezar a practicar en el momento de ir al baño trabajando los músculos que controlan la orina, dejando salir la orina e interrupmiendo el flujo, una vez al día, sin abusar ni hacerlo más veces, ya que podría causar otro tipo de molestias, como infección de orina. Una vez hayáis cogido algo de práctica para controlar e identificar estos músculos, los ejercicios a practicar, ya tumbadas en la cama o sobre una alfombra, son los siguientes:

  • El modo lento: Consiste en tensionar el grupo de músculos del suelo pélvico y mantenerlos contraídos durante cinco segundos. Después, se relaja durante otros cinco segundos.
  • El modo rápido: Se trata de realizar las mismas contracciones que en el ejercicio anterior pero sin pausa, y con la mayor rapidez posible.
  • El modo ascensor: Este ejercicio refuerza el suelo pélvico a base de contraer y luego relajar los tres músculos simultáneamente en tiempos.
  • La onda: Como su nombre indica, se trata de apretar y distender los músculos describiendo una onda, primero el anillo que rodea la uretra, luego el que rodea la vagina y, por último, el que rodea el ano.

Se trata de cuestión de práctica y, poco a poco, ir probando la fortaleza de estos músculos con las bolas chinas que os comentaba al principio, alguna compañera de trabajo (que sé que lee este blog) hasta iba a la oficina con las bolas chinas puestas! Si os proponéis realizar cada día estos ejercicios, en menos de un año recuperaréis la fortaleza de esta zona del cuerpo y, a partir de los 40 año, mejoraréis muchísimo las molestias derivadas de no haber cuidado esta zona durante años. Recordad que no hay que pecar de exceso, y hacerlos sólo una vez al día o cada 2 días, para que no se trabajen en exceso estos músculos y se consiga el efecto contrario por un exceso de distensión muscular. No lo dudéis y ponedlos en práctica desde hoy mismo!

portrait of a young woman doing a winner gesture