HÁBITOS SALUDABLES PARA CUIDAR TU BOCA, ¡TAMBIÉN EN VERANO!

Como sabéis, en mis últimas revisiones el dentista se ha sorprendido de lo bien que cuidaba mi boca. Por eso quiero compartir con vosotros algunos de mis secretos para llevar siempre puesta la sonrisa, como me gusta decir, y brillar con luz propia este verano:

  • Dulce tentación. Helados y refrescos con alto contenido en azúcar son algunas de esas tentaciones a las que es difícil resistirse, pero que afectan a nuestra salud bucodental. Otras bebidas como el vino o el café también nos perjudican porque tiñen los dientes. Por eso deberíamos aprender a decir “no” de vez en cuando a estos enemigos implacables. Y si nos saltamos este consejo, ¡no olvidemos cepillar los dientes después!
  • Sabemos la manía que más de uno adquiere cuando llega el verano de juguetear con los hielos en la boca. ¡Prohibido! ¿Sabías que pueden ocasionar fracturas?
  • -Lavar los dientes. A mí me gusta más utilizar un cepillo eléctrico, pero uno manual también es efectivo. Elige el que te resulte más cómodo y hazlo después de cada comida o al menos 3 veces al día, ¡incluso aunque te vayas de viaje! Prepara tu kit compuesto por cepillo, pasta, enjuague bucal e incluso hilo dental. Seguro que encuentras un hueco en la maleta.
  • Los beneficios del agua. Beberla, además de ser saludable para la piel, también lo es para las encías y dientes. De hecho, previene la sequedad bucal, mantiene la lengua limpia y evita que se acumule placa.
  • Revisiones periódicas. Contar con dentistas de confianza, con experiencia y que ofrezcan un servicio integral odontológico es vital para la salud. Los viajes que mi vida personal y profesional me “obliga” a realizar me ha hecho darme cuenta de lo importante que es tener dentistas de referencia tanto dentro como fuera de la ciudad donde vives. Por ejemplo, tengo claro que si alguna vez mis pasos me llevan hasta Albacete la clínica dental en la que confiaría es Dental Up. Son un equipo de profesionales con trayectoria desde el 2010. Además, la primera consulta, el asesoramiento y diagnóstico son gratis. Que ofrezcan planes de financiación personalizados, cuenten con tecnología de vanguardia y sean cercanos en el trato termina de convencerme para elegirlos.

Yo, desde luego, no dudo en poner en práctica estos consejos cada verano. Y espero que tú también lo hagas y me cuentes los tuyos en los comentarios 😉