OSEOGEN: UN UNGÜENTO CONTRA EL DOLOR QUE ME SIENTA DE MARAVILLA

Os lo enseñaba la semana pasada en mis redes sociales, se trata de Oseogen, mi nuevo compañero en la mesa de la oficina, que me sienta de maravilla para mis dolores y por ello hoy quiero compartirlo con vosotros.

Ya sabéis que tengo diagnosticada espondiloartritis y que, debido a ello, tengo todos los días dolores en la columna vertebral (especialmente las lumbares) y las articulaciones, muchos días no puedo apenas moverme y muchos otros me infiltran corticoides, especialmente en el hombro izquierdo y las rodillas, que son las articulaciones que tengo más afectadas. Dentro de estos dolores, aparte de tomarme antiinflamatorios varios y demás medicaciones, intento evitar al máximo posible la medicación excesiva, porque sienta muy bien para unas cosas, pero muy mal para otras. Por ello intento recurrir a productos que no son medicación en sí, pero que sientan muy bien para paliar los dolores y efectos negativos de este tipo de enfermedades reumáticas.

Oseogen Ungüento Balsámico es un producto de Drasanvi, empresa española, de León, líder en el sector de los complementos alimenticios y cosmética natural con más de 25 años de trayectoria, que la han convertido en un referente de salud, belleza y bienestar, gracias a sus productos de alta calidad y eficacia.

Oseogen Ungüento Balsámico es una fórmula de uso tópico específicamente formulada para aliviar las molestias producidas en numerosas situaciones cotidianas, como inflamación, tensión, tortícolis, dolor muscular…

Entre sus ingredientes encontramos el Metilsufonilmetano (MSM), Glucosamina, Harpagofito, Consuelda, Árnica, Condroitina, Capsicum, Clavo y Vitamina E. Os dejo esta tabla que he cogido de su página web para que podáis conocer la acción y efecto de cada uno de ellos:

Componente Acción Efecto
Capsicum Estimula los receptores de calor y dolor de la epidermis provocando, así, una irrigación sanguínea más intensa. Tiene la propiedad de atravesar la pared celular de las neuronas receptoras del dolor e inervarlas, inhibiendo así totalmente cualquier dolor, sin afectar al funcionamiento de las otras neuronas. Por este motivo, se puede utilizar como un anestésico, que no adormece ni entumece.
Consuelda Favorece la cicatrización de las heridas y reduce su sangrado, gracias a su riqueza en Alantoína. La Alantoína tiene un efecto cicatrizante. Los mucílagos actúan como demulcentes, hidratantes y antiinflamatorios.
Sulfato de Condroitina Ayuda a ralentizar y prevenir el deterioro de los cartílagos. Inhibe la acción de las enzimas destructivas, hace más lenta la progresión de la osteoartritis, alivia el dolor y otros síntomas. Cuando se toma junto con glucosamina, puede incluso fomentar el crecimiento del cartílago dañado.
Sulfato de Glucosamina Estimula la fabricación de las sustancias necesarias para una función articular correcta y ayuda a la reparación articular. El sulfato de Glucosamina es un precursor de una sustancia natural, la Glucosamina, que es un aminoácido fabricado a partir de glutamina y azúcar, necesario para producir moléculas vitales en la conexión de células y tejido.
Metilsulfonilmetano El metilsulfonilmetano es una fuente natural de Azufre, un elemento mineral crítico para el funcionamiento normal y la estructura de nuestro cuerpo. El Azufre es un material importante para la proteína y el tejido conectivo que forman la masa muscular, para las enzimas que conducen incontables reacciones químicas y para poderosos compuestos naturales que nos protegen contra la toxicidad y el dañino estrés oxidativo.
Harpagofito Ayuda a reducir el dolor articular. Es eficaz en osteoartritis de columna, cadera y rodilla y en lumbalgias al disminuir la inflamación y el dolor en los reumatismos.
Árnica Tiene propiedades rubefacientes, antiinflamatorias y analgésicas. Ayuda a reducir los efectos en contusiones, distensiones, dolores musculares, esguinces , luxaciones y artritis por las propiedades analgésicas de la planta.
Clavo Contiene sustancias que disminuyen el dolor. Analgésico.

Lo que más me gusta de este producto, y mira que he probado muchísimos de este tipo, es que apenas huele, ni deja un olor horrible en la oficina ni en las manos durante todo el día, que con otros productos similares te huelen a un kilómetro. Y, además, tampoco es el típico producto que te da calor en la zona, sino que actúa contra el dolor y es eficaz, sin disfraces ni excesos. A mí me funciona de maravilla, me alivia esos momentos que tengo en la oficina especialmente dolorosos e incluso me ha ayudado a espaciar las infiltraciones del hombro, así que estoy muy contenta con Oseogen y puedo recomendarlo con toda confianza. Se puede encontrar en farmacias, parafarmacias, herbolarios y diferentes farmacias online, y su precio es de entre 12 y 15 €. Podéis encontrar en este link (clic!) los puntos de venta más cercanos a vuestro domicilio 😉