ENFRENTARSE AL INVIERNO CON TRATAMIENTO DE HOMEOPATÍA

Muchas personas utilizan homeopatía en su día a día, y sin embargo otros todavía no saben de qué se trata esta práctica, que a muchos les suena a una medicina rara o alternativa pero está regulada por el  Ministerio de Sanidad y Consumo, y los medicamentos homeopáticos, como cualquier otro medicamento, están prescritos por médicos y son dispensados por farmacéuticos.

¿Qué es la homeopatia? Se trata de un método terapéutico, utilizado desde tiempos de Hipócrates, basado en administrar dosis ultradiluidas de sustancias medicamentosas para activar las propias defensas de nuestro organismo, buscando, con ello y de manera más suave y menos invasiva, la mejora o curación de las enfermedades.

Los tratamientos homeopáticos son menos invasivos y tóxicos que mucha de la medicación habitual, por ello la homeopatia suele ser la elegida para el tratamiento de mujeres embarazadas, niños, ancianos o personas medicadas por otras vías, ya que carecen de efectos secundarios, siempre que estén recetados por un médico debidamente formado en homeopatía. También la utilizan los veterinarios para el tratamiento de los animales, al no tratarse de una terapéutica tóxica.

Con la llegada del invierno y el frío, llegan también las enfermedades típicas de esta temporada, como la gripe, resfriados, tos, catarros, afonía, dolor de garganta… y la homeopatía puede ser un buen aliado para tratarlas y mejorarlas, antes que recurrir a los antibióticos, que ya he visto en numerosas noticias que, ante los primeros síntomas de gripe o resfriados, muchísima gente recurre a los antibióticos como primera opción, lo cual supone un error grandísimo y puede conllevar consecuencias negativas para la salud.

Para prevenir estas enfermedades y síntomas típicos de la llegada de los meses más fríos, también es importante llevar una vida sana y reforzar las defensas manteniendo una buena alimentación y hábitos de vida saludables, como la práctica habitual de deporte e intentar reducir el estrés diario, tan perjudicial para las defensas y el organismo en general.

Con todo ello, si aun así el invierno nos pilla desprevenidos, tendremos que recurrir al médico para valorar las diferentes opciones de mejora y curación, teniendo en cuenta la homeopatía como una alternativa menos invasiva y mucho menos tóxica a los medicamentos habituales que se suelen recetar en la consulta.

Como comentaba al principio del post, los medicamentos homeopáticos deben prescribirlos médicos colegiados, y se trata de un sector médico en el que hay bastante intrusismo, por lo que siempre es recomendable acudir a clínicas especializadas, con médicos colegiados y de confianza especializados en homeopatía, y ante cualquier duda, consultar con el colegio de médicos para solicitar más información.