PREPARANDO LA PROTECCIÓN SOLAR PARA VERANO

Aunque este año parece que está tardando en llegar, dentro de nada el sol llegará para quedarse una larga temporada con nosotros. Por ello, hay que ir haciendo acopio de los protectores solares, revisar y tirar todos los que tenemos en casa de otros años y actualizar las cremas pensando en las novedades que las marcas lanzan cada año.

Yo este año, debido a mi tratamiento biológico contra la artritis, no puedo ni pensar en tomar el sol, porque uno de los efectos secundarios más frecuentes con estos tratamientos es la aparición de melanoma, así que me toca huir del sol y, ante todo, protegerme más que nunca en el día a día, también de la luz solar indirecta, ya que no solo hay que aplicarnos protección solar cuando vamos a la playa o a la piscina.

Como tengo la piel del cuerpo especialmente atópica, y más con el sol, he elegido la línea de protección solar de Piz Buin especial para pieles sensibles, reactivas y alérgicas, que me ha llegado desde Pharmanavas, una parafarmacia online donde encontrar todo lo que necesitemos, desde tratamientos de belleza a productos de nutrición y herbolario, pasando por productos para el bebé, embarazo, sexualidad, ortopedia o productos para diabéticos y personas mayores.

Esta línea de Piz Buin está especializada para proteger la piel sensible al sol, se absorbe rápidamente y proporciona horas de hidratación para calmar la piel sensible al sol a la vez que la protege. Es resistente al agua y está disponible en diferentes formatos (crema o spray) e índices de protección (30 y 50). Una opción fantástica para quienes tenemos que cuidar especialmente nuestra piel sensible y atópica, con un precio muy asequible de entre 10 y 12 €.

Si tenéis otras necesidades o tipo de piel, no dejéis de echar un vistazo a toda la gama de solares de Pharmanavas, pues podéis encontrar un sinfín de marcas, productos, texturas, factores de protección… lo importante e imprescindible, como os recuerdo siempre, es no olvidar proteger, cada día, nuestra piel del sol, para que no nos pase factura con el paso de los años. Recordad que la piel tiene memoria y que cuando seamos mayores pagaremos los excesos del sol que hemos cometido de jóvenes. ¡Disfruta del sol con seguridad!