CREMAS ANTIEDAD: ¿CÓMO ACTÚAN?

La pregunta del millón que más veces me hacen amigas, madres de amigas y vecinas es ¿qué crema me puedo dar para las arrugas? Y mi respuesta siempre empieza por un “UFF…” Es complicadísimo contestar a esa pregunta!! Especialmente cuando ya te dicen, o ves, que hay arrugas. Y es que muchas mujeres piensan que las cremas antiedad sólo hay que empezar a utilizarlas cuando ya eres mayor, cuando ya tienes las arrugas bien marcadas… y no, en absoluto. Siempre digo, y repito por activa y pasiva, que las cremas hay que empezar a utilizarlas cuanto antes, antes de que llegue el problema y ya no haya solución. Siempre pongo el ejemplo de un folio, cuando arrugas una hoja de papel, es imposible, por mucho que lo intentes, que vuelva a estar igual de terso y suave que antes de arrugarlo, pues con la piel sucede lo mismo.

Lo ideal para que la piel no se arrugue es hidratar, nutrir y volver a hidratar, ya que un papel húmedo (volviendo al ejemplo de antes del folio) se arruga mucho menos que un folio seco. Mis ingredientes favoritos para mantener la hidratación y evitar la aparición de las arrugas, ya os he comentado alguna vez cuáles son: el ácido hialurónico, el colágeno y las vitaminas, y últimamente también me estoy empezando a hacer fan del retinol.

Para empezar a cuidarte en tu rutina antiedad, no hace falta que te gastes un dineral, pues existen en el mercado muchas cremas fantásticas a precios muy buenos y con ingredientes que aseguran resultados óptimos.

Por ejemplo, en Farmacia GT puedes encontrar la crema Vichy Liftactiv Collagen Specialist por 28,87 € (aquí), cuyo principal activo es el colágeno, que junto a la vitamina C, elimina manchas y actúa sobre los signos de la edad.

Otro buen ejemplo lo encontramos en Granafarma, con la crema Endocare Tensage Cream por 39,95 € (aquí), ya sabéis que esta marca me encanta y me parece súper eficaz en resultados. Esta crema está especialmente indicada para pieles secas, que son las que más sufren los efectos del paso del tiempo, aportando nutrición y confort y luchando a su vez contra la pérdida de firmeza y el descolgamiento de la piel.

Un buen complemento para las cremas antiedad son los serums, que refuerzan el efecto de las mismas, y las mascarillas de nutrición profunda, para utilizar al menos una vez por semana como tratamiento de choque de mantenimiento.

Antes de comenzar cualquier tratamiento antiedad, ya sabéis que siempre os recomiendo también acudir al dermatólogo, quien podrá ver nuestra piel ampliada en su interior y valorar las arrugas, manchas o problemáticas qu tengamos y, en base a ello, indicar el tipo de cremas, texturas o fórmulas que más convienen a nuestra piel.