BOLSAS ECONÓMICAS PARA RECICLAR, ORGANIZAR Y AHORRAR CUIDANDO EL PLANETA

Seguro que ya habéis visto en muchos sitios «la moda» de las bolsas de malla o bolsas de algodón (algo más caras) para sustituir a las de plástico… Yo no soy muy de modas ni de comprar cosas sólo por el hecho de que se lleven, pero esto no me parece una moda, sino una necesidad, una responsabilidad a la que todos debemos unirnos.

Y es que, si os paráis a pensar la cantidad de plástico que acumulamos en casa, especialmente en la cocina, ¡es una locura! por no hablar de «la terrorífica bolsa de las bolsas», ese horror de toda casa en la que, cual Diógenes, vamos metiendo bolsas y bolsas, para seguir comprando en el súper más y más bolsas e ir llenando, cada vez más, la bolsa de las bolsas.

Algunos supermercados, como Mercadona o Día, ya no utilizan estas bolsas, pero yo, por ejemplo, hago la compra online en Día, que preparan cada fruta y verdura en bolsitas individuales de papel… pero estas bolsas tampoco me parece una gran opción, sí para comprar pero no para conservar o guardar en la nevera, porque acaban mojándose en la nevera y pasando la humedad al producto, que se ablanda y se pone malo enseguida y hay que tirarlo…

El caso es que he investigado las bolsas estas novedosas y me han parecido una idea genial, no solo para guardar fruta y verdura, ¡que también! sino porque me parecen también ideales para guardar maquillaje o ropa interior en viajes, juguetes para los niños, piezas de puzzles, chuches en la cocina, medicinas, las cremas para la playa…

El primer plus que veo a estas bolsas es que las podemos llevar al súper para comprar y rellenarlas allí directamente, con lo que ya estamos ahorrando esa bolsa del súper y no malgastamos, haciendo un consumo responsable. Luego, al llegar a casa, van directas a la nevera, donde permiten guardar el producto ordenado, por separado, transpirando… e incluso permiten lavarlo sin sacarlas, en caso de ir a utilizar todo! El último plus que les veo es el cierre, que yo, personalmente, ODIO los nuditos de las bolsas de plástico que no hay manera de quitar para abrir y acabo rompiendo la bolsa…

Yo he comprado un pack en Amazon (donde compro casi todo!) de 12 bolsitas de diferentes tamaños a un precio muy competitivo, os dejo aquí debajo el enlace por si os interesa:

Creo que se trata de una buena inversión, un gesto sencillo que puede significar mucho a largo plazo, como aquel «pequeño paso del hombre y gran paso para la humanidad». Desde aquí os animo a cambiar este pequeño detalle en vuestro día a día, un gesto higiénico, organizado y, sobre todo, responsable con este planeta que nos estamos cargando entre todos, un gesto que, si sumamos entre todos, a la larga se notará.

¿Qué otras cosas hacéis para mejorar nuestras rutinas de responsabilidad con el medio ambiente?