CUIDAR LOS DIENTES Y LA SONRISA, ¡MÁS AÚN EN VERANO!

Todos ya sabemos que tenemos que cuidar nuestros dientes a fondo a lo largo de todo el año, no es que en verano haya que cuidarlos más, pero sí que es cierto que quizá en verano no somos tan conscientes de que exponemos más a nuestros dientes a mayores agresiones, y por ello hay que estar más pendientes para que ello no nos pase factura.

Por ejemplo, en verano comemos mucho más fuera de casa, tomamos muchos más helados y chuches en general a lo largo del día, en la piscina, en la playa, en los paseos de por la tarde… y todo esto pasa factura, porque en esos momentos la higiene bucodental es más complicada de llevarse a cabo.

Hoy os dejo unos consejos para cuidar más nuestra boca con la llegada del verano, ¡tomad nota!

  • Lo más importante de todo es no descuidar las revisiones habituales, por mucho que dé más pereza o coincida la fecha en vacaciones y ya la dejemos para la vuelta (que se convierte en dejarlo pasar varios meses), no hay que dejar de acudir al dentista de confianza para nuestras revisiones y, por supuesto, ante cualquier novedad anormal que tengamos en nuestra boca, como sangrado de encías, dientes que se mueven, dolor, aumento de sarro…
  • Aprovecha el verano para hacerte ese tratamiento que siempre has querido: siempre dejas para más adelante esa ortodoncia o las carillas estéticas, porque entre el trabajo y el estrés diario no encuentras tiempo ni ganas, pero sabes que lo necesitas y que puede cambiar tu sonrisa, tu autoestima y, por supuesto, tu vida a mejor. En vacaciones estás más relajado, liberado y motivado para hacer este tipo de tratamientos y cuidados específicos, tendrás más tiempo y en la vuelta a la rutina tras el verano volverás renovado y con las mejor de tus sonrisas.
  • Hazte con un cepillo de dientes de viaje y llévalo en el bolso, ya que en verano suelen surgir más planes para comer fuera de casa y puedes pasarte todo el día sin lavarte los dientes, lo cual es muy negativo para la higiene y salud de nuestra boca. A mucha gente le da apuro ir a lavarse los dientes después de comer en un restaurante o cafetería, pero no deja de dar buena imagen de uno mismo, además de ser un buen ejemplo para los demás y, por supuesto, lo mejor que puedes hacer para cuidar la salud de tu boca, pues todo el día acumulando bacterias y restos de comida es algo muy perjudicial.
  • Si no tienes un cepillo de dientes a mano, recurre a un chicle sin azúcar, no es tan eficaz como el cepillo pero ayudará a reducir el riesgo de caries.
  • Las bebidas típicas de verano, como refrescos, granizados, limonadas, horchata o batidos suelen estar bien cargados de azúcar, que se acumula en nuestros dientes y los va dañando poco a poco. Por ello, al terminar de consumir estas bebidas es aconsejable enjuagar la boca con agua al terminar de consumirlos o tomarlos con pajita, para que no tengan ocasión de entrar en contacto con los dientes.
  • Elegir un buen profesional es imprescindible para acertar en el diseño de sonrisas. Piensa que tu boca es tu principal carta de presentación y lo que ves y sientes cada día, al hablar, comer, sonreír o besar. Por ello es imprescindible ponerse en las mejores manos, yo personalmente no me la juego con nada de mi cara en general, y especialmente de la boca.
  • La alimentación también juega un papel importante en el cuidado dental, y el consumo de fruta, por ejemplo, es muy beneficioso. Ah! No sé si sabíais que algo malísimo para los dientes es comer pipas, sí, las clásicas pipas con las que disfrutamos aún más de los paseos de por la tarde o los días de piscina… Es importante reducir su consumo o comprarlas peladas, porque el impacto de las pipas con los dientes al pelarlas hace bastante daño al esmalte.

Espero que toméis buena nota de estos consejos para cuidar de la sonrisa en verano y no descuidar los detalles que a veces no nos damos cuenta y, si tenéis alguno más que os parezca interesante y pueda aportar a este post, no dejéis de compartirlo en los comentarios de debajo.