CONSEJOS PARA QUE EL BRONCEADO DURE MÁS EN TU PIEL

¡Ya no queda nada de verano! En un abrir y cerrar de ojos, estaréis todos de vuelta en la oficina o en cada rutina con la llegada de septiembre… ¿Y qué es una de las cosas que más nos duele, junto al final de las vacaciones y la playa? ¡Que, con ello, también se va el moreno! Con lo que cuesta pasarse el verano cogiendo color y cuidándolo, y en cuanto nos despistamos, ¡adiós moreno! Por eso, hoy quiero compartir con vosotr@s algunos consejos para que el bronceado se alargue lo máximo posible sobre la piel, ¡tomad nota!

  • Sigue aplicando aftersun: no sólo después de tomar el sol, el aftersun puede seguirse aplicando pasado el verano, ya que su efecto hidratante a fondo y renovador celular sigue beneficiando la piel, y una de las claves para que el moreno aguante más sobre la piel es mantenerla hidratada. Además, así lo terminas y no lo guardas hasta el verano siguiente, ¡recuerda que las cremas abiertas caducan!
  • Exfóliate: sí, el exfoliante no elimina el moreno, ¡sino todo lo contrario! Elimina las células muertas e impurezas de la piel, con lo que el bronceado lucirá más bonito, más visible, más notable.
  • Come alimentos como zanahoria, espinacas, calabaza, tomate o salmón, que ayudan a mantener el moreno desde el interior.
  • Utiliza geles de baño oleosos y termina la ducha con aceite corporal, así seguirás hidratando y el moreno durará más tiempo.
  • Recurre a los autobronceadores como paso final cuando veas que el moreno ya, sí que sí, empieza a desaparecer. Actualmente en Douglas están súper rebajados! 😉

Con estos consejos, conseguirás que tu bronceado quede más bonito sobre la piel y que, al entrar en el otoño, todavía te pregunten si acabas de volver de vacaciones o cuál es el truco para estar moren@ a estas alturas…

El maquillaje también es un gran ayudante, y los polvos de sol hacen magia sobre la piel, no olvides hacerles un hueco siempre en tu neceser y consulta estas tendencias de maquillaje de otoño, para poder estar a la última y que, al mirarte al espejo, te sigas viendo tan ideal como cuando comenzó el verano.