Gastro

CONSEJOS PARA UNA MEJOR DIGESTIÓN EN NOCHEVIEJA

30 diciembre, 2023

¡Ya está aquí la cena de Nochevieja! Yo creo que es el día del año en el que más nos pasamos en la cena, personalmente se me antojan todos los caprichos del año para esta cena mucho más que en Nochebuena y, aunque luego acabe sobrando más de a mitad, así, a priori, siempre preparo una tabla de ibéricos, marisco de todo tipo, canapés, carne al horno, postre y roscón de Reyes, sin olvidarnos de las uvas y, para terminar, turrones y roscos de vino (¡menos mal que no me gustan los polvorones!).

Para un día como el de Nochevieja, no está de más recordar los consejos que nos ofrecen desde la Escuela de Nutrición Emocional para no excedernos con las comidas y cenas y tener una mejor digestión, ¡tomad nota!

Estas son cinco sencillas pautas que nos aconsejan seguir para mejorar la digestión y, además, evitar un exceso de peso:

  • Beber agua antes de comer: Puede ocurrir que confundamos el hambre con la sed, y esto nos lleva a ingerir mayores cantidades de alimentos de las necesarias. Por tanto, nos animan a que tomemos un vaso de agua antes de cada comida.
  • Realiza 3 respiraciones antes de cada comida: Por un lado, el respirar nos ayuda a centrar nuestra atención en el momento presente, y así ser conscientes de qué y cuánto estamos comiendo; y, por otro lado, el oxígeno es fundamental en la combustión de alimentos, con lo cual, gracias a una correcta respiración, metabolizas mejor la comida, beneficiando la absorción y digestión.
  • Tomar conciencia mientras comemos: En vez de comer por comer, es importante ser conscientes en cuerpo y mente de que estamos comiendo, para así ingerir las cantidades justas. Si no estamos atentos al momento de comer, para nuestro cerebro es como si no hubiéramos comido, por lo tanto, no terminaremos de saciarnos y necesitaremos más comida. Gracias al mindful eating, podemos practicar una alimentación consciente que implica que tanto corazón, cuerpo y mente participen a la hora de elegir y comer los alimentos. El punto anterior, la respiración, es una de las claves para conseguirlo.
  • Evitar que haya un exceso de comida: Como es un momento en el que nos juntamos con mucha gente, muchas veces cocinamos unas cantidades de comida que se exceden a lo que realmente comemos luego. Está la opción de tratar de gestionar las cantidades adecuadas, y por otro lado, no poner todo sobre la mesa, sino ir poco a poco sacando la comida para evitar el comer de más. (Este punto es el que a mí me falla, ¡voy a ponerlo en práctica!)
  • Elegir menús saludables: A la hora de preparar nuestros menús, elegir la opción saludable para prepararlos. Se pueden hacer recetas deliciosas para estas fechas, de forma sana y súper nutritiva. Personalmente, al menos TODO lo que pongo en la mesa son alimentos saludables de nuestra dieta mediterránea, nada de congelados ni ultraprocesados y todo con ingredientes naturales con los que preparo cada plato. Esto llevo haciéndolo desde que me diagnosticaron enfermedad de Crohn y me lo aconsejó mi médico de aparato digestivo y lo cierto es que así las comidas y cenas me sientan muchísimo mejor.

    Ya decía Freud que en el término medio está la virtud, así que con un poco de sentido común y añadiendo estos consejos extra, seguro que nuestra cena de Nochevieja de este año es, al menos, menos indigesta que la del anterior (aunque lo de que no sobre comida para el día 1 y 2 de enero ya lo veo un poco más complicado, todo se andará…).

    ¡Feliz Nochevieja y Feliz Año Nuevo!
     

No Comments

    Leave a Reply