RENOVANDO MI ARMARIO PARA IR AL GIMNASIO

Ya sabéis que el pasado mes de agosto volví al gimnasio, a modo rehabilitación, voy los martes y jueves a aquapilates y un día más a hacer bicicleta y cinta para coger forma física. Pues bien, me he dado cuenta de que lo de los gimnasios hoy en día es otro mundo, y que si hace unos años llevábamos la peor ropa que teníamos al gimnasio, con esas mallas con manchas de lejía o la camiseta de la carrera popular del pueblo, ahora hay que ir más que arreglada, conjuntada y como Dios manda. Y no lo digo yo, me lo dijo mi chico con su frase “Me he fijado que tienes que comprarte ropa para ir al gimnasio para ir como todas las chicas”.

Después de mosquearme un poco y pensar que no, que hay que ser la resistencia e ir al gimnasio con la ropa vieja, me di cuenta de que sí, que lo mismo que te arreglas para ir a trabajar o a comer con la familia el fin de semana, ¿por qué vamos a ir al gimnasio hechos un zarrio? Además, hoy en día se puede ir al gimnasio monísima por poco dinero, como he descubierto en POLINESIA, donde tienen una sección de Gymwear con prendas como las de la foto, que, como veis, son ideales, y los precios van de los 7 a los 15 €, hasta he visto un top de hacer gimnasia ideal por 3,99 €!

Además de su marca propia, Polinesia, puedes encontrar otras marcas como Adidas, Nike o Reebok, y también tienen a la venta mucha más ropa de moda como vestidos, abrigos, pantalones o calzado a precios fantásticos, no dejéis de echar un vistazo.

Ya os había enseñado en este post mis ejercicios para seguir en forma después del verano, para los cuales, sin duda, también hay que ir bien equipado y no con cualquier prenda, a mí personalmente me gustan más las mallas largas, hasta el tobillo, y de algodón, aunque las que son tipo lycra con estampados marcianos me encantan y me parecen súper modernas y actuales, de hecho son estas las que me dice mi chico que llevan todas las chicas al gimnasio, esas que me insinuaba que me tenía que comprar.

También he visto estas zapatillas que me han enamorado con sus colores suaves :)

polinesia zapatillas

Lo importante es equiparnos bien y volver al gimnasio cada semana, o a pasear por el barrio o hacer ejercicio en casa mientras vemos la televisión por la noche, pero no dejar de movernos. Hace unos días leí en esta noticia unos trucos para aprovechar la hora de la comida en la oficina para ponerte en forma en tan solo media hora, y la verdad que me pareció toda una idea! Así que si tienes una o dos horas para comer en tu jornada laboral, toma nota y ponte las pilas con ello, porque con sólo 30 minutos diarios de trabajo estarás regalando salud a tu vida, en lugar de trabajo a tu empresa. Y recuerda que no hace falta una gran inversión para ir a la moda y sentirte mejor y más guapa, también en el gimnasio.