¡AÚN ESTAMOS A TIEMPO DE PREPARARNOS PARA EL VERANO!

 

Si bien es cierto que, cada vez más, la sociedad es más generosa, liberal y respetuosa con todo el mundo, la realidad es que, cuando llega el verano y el buen tiempo en general, todos nos llevamos las manos a la cabeza y pensamos que ya nos ha pillado el toro un año más con la operación bikini, no podemos negarlo. Y es que a todos nos gusta vernos mejor, más morenitos, que nos queda bien el bikini y la ropa de verano… Ya sabéis que yo he sido siempre muy delgada, pero cuando engordé 15 kilos por los corticoides fue un poco shock el hecho de no reconocerme en el espejo… Así que, desde entonces, y aunque la medicación hincha mucho y poco se puede hacer contra ello, lo que sí podemos hacer es cuidarnos con lo que esté en nuestra mano, para sentirnos y vernos mejor, y es que la vida son dos días y, por supuesto, debemos vivirlos felices, empezando por nosotros mismos.

Si justo estás ahora pensando en que sí, que te ha pillado el toro, ¡nunca es tarde para empezar! Aún estamos a tiempo de cuidarnos para el verano, con una serie de pasos que podrás aplicar cada día, sea la temporada que sea, para sentirte y verte mejor, ¡toma nota!

  • Alimentación: uno de los pilares fundamentales de nuestra vida es llevar una alimentación sana y con cabeza, nada de dietas estrictas y sin sentido que, además de descolocarte anímicamente, pueden hacer daño a tu salud. Lo mejor es acudir a un especialista en dietética y nutrición, que valore cada caso, y plantear juntos objetivos alcanzables, no pasa nada si tienen que ser a medio plazo, ¡no tengas prisa! Lo importante es conseguir resultados sin sufrimiento y, sobre todo, mejorar los hábitos hacia una alimentación saludable y mantenerlos para siempre. En este post anterior os contaba hace tiempo los beneficios de beber té verde, que ya sabéis que se ha convertido en un básico en mi alimentación 🙂
  • Cirugía estética: ¡claro que sí! que hay que aceptarse como somos es cierto, pero también lo es que debemos hacer todo lo posible para sentirnos mejor, yo estoy absolutamente a favor de la cirugía estética siempre que sea con cabeza y que sea con los mejores profesionales y en centros médico especializados. Hay que informarse mucho y pensarlo muy bien, pero, por ejemplo, un lifting facial puede cambiarte la vida y la autoestima, así como una operación de pecho, tengo una persona muy cercana que se ha sometido a ambas intervenciones y está FELIZ, le ha cambiado la vida, se siente mejor, vuelve a salir de casa con ganas e ilusión cada día. Siempre había sido más reacia a la cirugía, pero tras conocer este caso de primera mano me he dado cuenta de que a veces es algo necesario y que puede hacer mucho, mucho bien.
  • Medicina estética: Si todavía no estás convencido de la cirugía, la medicina estética puede ser tu mejor aliada, yo soy muy fan y me encanta hacerme diferentes tratamientos, especialmente preventivos, ya sabéis que es mejor prevenir que curar y actuar antes de que el problema tenga una solución más difícil. Peelings, micropigmentación o mesoterapia son tratamientos que ya he probado y me han funcionado de maravilla, y en breve me haré un tratamiento para la hiperhidrosis axilar, que seguro marca un antes y un después en mi vida.
  • Deporte: ¡otro imprescindible! Si no puedes ir al gimnasio, compra una bici estática o una cinta de andar para hacer algo de ejercicio mientras ves la televisión por la noche. Ve caminando a trabajar o baja alguna parada antes del metro o autobús. Como me dice mi reumatóloga: si te cansas, te sientas, descansas y sigues caminando, pero hay que moverse, el cuerpo es sabio y pasa factura si eres sedentario, poco a poco irás notando mejoría y aumentando el nivel de esfuerzo y aguante. ¡Te pondrás en forma y mejorarás tu figura sin apenas darte cuenta!
  • Ponte en buenas manos: para mí esto es, sin duda, lo más importante. Si crees que tu caso es complicado, tienes alguna enfermedad, sigues algún tratamiento médico o lo has intentado ya todo por tu cuenta sin resultados, déjate de seguir probando milagros que han funcionado a tus amigas o vecinas y ponte en manos de un especialista, con la salud de uno mismo no se juega y lo más importante es ir a tu médico de confianza o a una clínica de prestigio para que te aconsejen siempre, tanto a nivel facial como corporal, nutricional o deportivo.

El autobronceador, el maquillaje y los polvos de sol también son buenos aliados para estar fantásticos este verano, y no hay que olvidar jamás la protección solar, además de disfrutar de nuestros hobbies, familia, amigos y planes preferidos. ¡Recuerda que la felicidad es, sin duda, el mejor tratamiento de belleza!